Cómo cuidar su puerta acorazada

Cómo cuidar su puerta acorazada

La puerta acorazada es una de las más resistentes a los ataques delictivos, y esta es la principal razón por la cual los cerrajeros profesionales la recomiendan a sus clientes, para que puedan resguardar su vivienda, empresa o negocio, sin embargo, al igual que cualquier otra puerta, debe contar con el mantenimiento adecuado.

Cuidar las bisagras

Las bisagras son las piezas metálicas que unen a la puerta con el marco, y debido a su función, todos los días estas piezas sufren desgaste, por esta razón es imprescindible cumplir con algunos cuidados y así evitar algún problema al momento de abrir o cerrar la puerta.

Lo primero que debe considerar, es lubricar las bisagras con regularidad, de esta manera, la bisagra podrá realizar su movimiento con mucha suavidad, evitando que se quede atascada en algún momento.

Es importante recordar, que luego de aplicar la cantidad correcta de lubricante, el cual puede ser aceite de silicona o aceite para máquina ligera, es recomendable limpiar los restos de aceite que puedan quedar, porque en caso de no hacerlo, el polvo del entorno se va a adherir y eventualmente puede formar durezas que en el futuro, podrían ser el origen de una puerta atascada.

También debe verificar que las bisagras estén en perfectas condiciones, con una estructura sin quiebres que puedan convertirse en áreas de debilidad que pueden afectar de manera negativa la fortaleza de la puerta acorazada.

Limpiar muy bien la superficie de la puerta

Las puertas acorazadas están diseñadas para resistir las inclemencias del clima, como el sol, la humedad propia de la lluvia, el granizo o la nieve, también el polvo, daños que puedan ocasionar algunos animales, y por supuesto, los golpes y demás ataques que aplican los delincuentes para intentar abrir y entrar a la propiedad.

Sin embargo, si usted quiere mantener la estética del lugar, se recomienda limpiar muy bien la superficie de la puerta, para ello se puede utilizar un poco de agua y jabón neutro, evite los productos abrasivos, porque podría ocasionar el daño del recubrimiento de la puerta, lo que implicaría que con el avance del tiempo, sea necesario el reemplazo de su puerta.

Recuerde secar muy bien la superficie de la puerta, porque suele ser una lámina de madera, por razones de estética y, por lo tanto, debe recibir los cuidados que aplica a una puerta de madera convencional.

Verificar el sistema de cierre

El sistema de cierre se puede considerar como uno de los elementos más valiosos de la puerta acorazada, así que es indispensable hacer una revisión regular con la ayuda de un profesional.

Las puertas acorazadas son compatibles con diferentes tipos de cerraduras, sin embargo, al ser una puerta de elevado nivel de seguridad y resistencia, debe ser combinada con una cerradura de alta gama, que ofrezca protección contra ataques como el bumping, las ganzúas, el taladro, entre otros, y así poder contar con un buen nivel de seguridad en el acceso principal a su hogar.

Por otra parte, recuerde que las cerraduras requieren de un mantenimiento regular, para garantizar su buen funcionamiento y que proporcione el nivel de seguridad que usted espera.

admin

error: Content is protected !!